ὁ θησαυρός αἰώνιος | Tesoro Eterno
Iglesia Post-pandemia: desafíos en su misión

La iglesia cristiana y de forma especial la Iglesia Adventista del Séptimo Día enfrentará mucho más que un solo desafío luego de la COVD-19. Este fenómeno será común para todas las organizaciones, aunque las repercusiones, adaptaciones, mutaciones o transformaciones no siempre serán las mismas. Muchas preguntas surgen cuando se trata de visualizar la realidad social post-pandemia, pero son muchas mas las que emergen cuando se trata de visualizar la realidad de la Iglesia post-pandemia. Pero ¿Tiene la Biblia algo para decir al respecto? Es decir, ¿la Biblia habla de una iglesia post-pandemia? y si lo hace, qué dice al respecto.

Posturas sobre la pandemia

Antes de responder a la pregunta, es necesario aclarar que existen dos posiciones marcadas, pero al mismo tiempo opuestas sobre esto. Esta posturas tienen que ver con la interpretación que se da a la pandemia en base a algunos textos bíblicos. Algunos académicos cristianos han visto en esta pandemia el cumplimiento de los principios de dolores anunciados en Mateo 24:8,[1] y si esto es verdad entonces lo que continúa a ese texto, es decir lo anunciado en Mateo 24:9-14, sería la posible realidad de la iglesia post-pandemia, allí se lee lo siguiente:

“Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (Mateo 24:9-14)

Por otro lado, se debe reconocer que existen importantes académicos cristianos que afirman que la COVID-19 no debe ser vista como el cumplimiento de una profecía bíblica. Sin embargo, para ellos, aunque la pandemia no anuncia nada, revela una condición social presente que debe sufrir un cambio radical. Entre ellos están, J. M. Bergoglio y N. T. Wright,[2] quienes proponen buscar un camino que conduzca en el menor tiempo posible a salir de la situación social actual, una dónde reinan la inseguridad, el temor, la inestabilidad, la enemistad y el fraccionamiento, a una que pueda anunciar “paz y seguridad” para toda la sociedad.[3] La intención es loable y muy atractiva, hasta puede parecer la más adecuada desde un punto de vista social, pero que dice la Biblia sobre este tema.

Pablo frente a estas posturas

Pablo, quién afirma que el Señor Jesús volverá y que “con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo” (1 Tes 4:16), nos recuerda que esto, es decir la segunda venida de Cristo, se haría realidad poco después de que los mayores líderes de la sociedad anuncien un tiempo de “paz y seguridad” (cf. 1 Tes 5:2-4). Aunque esto todavía no pasa, la pandemia está moviendo a los mayores poderes de la tierra, a buscar estrategias que permitan hacer muy pronto tal afirmación. Para que esto sea una realidad, las estrategias promovidas deben ser anunciadas, predicadas, impulsadas, creídas y apoyadas por toda la humanidad. Pablo, sin embargo, parece decir algo diferente, pues afirma “el día del Señor llegará como ladrón en la noche. Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», vendrá de improviso sobre ellos la destrucción, como le llegan a la mujer encinta los dolores de parto. De ninguna manera podrán escapar.” (1 Tes 5:2-3 NVI). Al parecer, Pablo no estaría dispuesto a convertirse en un pregonero de “paz y seguridad”, al menos poco antes de la segunda venida de Cristo.

Tipos de iglesia post-pandemia

En consecuencia, parece ser que el cristianismo post-pandemia se encontrará fraccionado al menos en dos grandes grupos. Uno de ellos, anuncia la paz y seguridad para todos, mantiene la esperanza de que todo mejore y que muy pronto se anuncie la parusía del Señor Jesús y se inicie un tiempo de justicia, equidad, dónde el único gobernante sea el mismo Señor. El otro grupo, por su parte, aunque dice “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Heb 12:14 RV60), anuncia “destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta” (1 Tes 5:3 RV60). Es decir, este segundo grupo, espera represalias, maltratos, persecución y entonces la llegada del Señor. Estas dos diferentes miradas respecto a la misión hacen que surjan dos diferentes iglesias cristianas post-pandemia, pues como ya se dijo, cada una de ellas asume una misión diferente.

Misión de la iglesia post-pandemia

Un grupo, intenta consolidar la paz, la seguridad y la unidad, pues para ellos solo así se hará realidad la parusía tan esperada por el cristianismo. El otro por su parte, denuncia que esos sueños ofrecidos, son ilusiones que nunca se harán realidad, que “Babilonia ha caído” porque ha dado de beber sus vinos embriagantes, que a mi criterio incluyen sus propuestas de paz y seguridad. Estas propuestas pueden ser honestas y sinceras, pero en realidad engañan, pues crean falsas expectativas en la humanidad.[4] El libro de Apocalipsis describe esta realidad bipartita de forma vívida y detallada, allí se presentan imágenes y se leen textos que hablan de un escenario religioso y social dividido. Esta situación se acentúa poco antes de la segunda venida de Cristo, unos predican paz y seguridad para todos, otros predican, Cristo viene y con él repentina destrucción, salid de Babilonia pueblo mío.

Cuan diferentes son los mensajes que predican estos dos grupos. Desde mi punto de vista, este será uno de los mas grandes dilemas que tendrá que enfrentar la Iglesia post-pandemia. La iglesia tendrá que decidir entre anunciar las alternativas propuestas por los grandes poderes de la sociedad como la solución para todos los problemas que se vive hoy en día o tendrá que anunciar que ninguna de esas propuestas traerá la solución tan esperada, pues con Cristo también viene la destrucción repentina. Destrucción no de la humanidad en su totalidad, sino de aquellos que creían que podrían crear una nueva sociedad, nuevos cielos y tierra nueva, donde reinen la paz, la seguridad y la justicia, donde no haya mas llanto, ni clamor, ni dolor. Es cierto que muy pronto los verdaderos hijos de Dios disfrutarán de un nuevo cielo y una nueva tierra, pero no por creación o esfuerzo humano, sino por creación divina y destrucción repentina. Pues, aunque parezca que el planeta está a punto de alcanzar el ideal divino de un mundo de justicia y paz, la palabra de Dios se cumplirá, y lo que vendrá será la consumación final, o en palabras de Pablo “la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles” (Heb 12:28).

Antes de terminar esta corta reflexión, pido a Dios fuerzas para continuar predicando el mensaje de salvación, pero sin olvidar que en el tiempo del fin, este mensaje incluye una advertencia de destrucción. Pues tan cierto como Dios salvará a quienes “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús” (Apo 12:17 LBLA), también destruirá a quienes adoran a la bestia y a su imagen, y reciben la marca en su frente o en su mano, pues todos ellos beberán del vino de la ira de Dios (cf. Apo 14:9-10). Termino esta corta introspección con una pregunta ¿Qué mensaje o mensajes predicarás? o dicho de otra forma ¿A qué iglesia post-pandemia pertenecerás?

__________________________

[1] Luis R. Fajardo, Sin Escape: Coronavirus Y La Biblia (Valencia: Fortaleza ediciones 2020), 29. Ted Wilson también asegura que la pandemia que azota al mundo no es otra cosa que el cumplimiento de Mateo 24:8.

[2] N. T. Wright, God and the Pandemic: A Christian Reflection on the Coronavirus and Its Aftermath (Grand Rapids, MI: Zondervan Reflective, 2020). J. M. Bergoglio más conocido como el papa Francisco, en su última encíclica propone de forma abierta una reforma social total para dar paso a una sociedad igualitaria, donde reine la paz y la seguridad. Fratelli Tutti: Sobre la fraternidad y amistad social, 03 de octubre, 2020, véase http://www.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20201003_enciclica-fratelli-tutti.html

[3] No es fácil ubicar la posición de John Piper, pero creo que calza mejor en este grupo. John Piper, Coronavirus Y Cristo (Minneapolis, MN: Poiema Publicaciones, 2020).

[4] Sobre estas afirmaciones puede leerse los capítulos 14 y 18 del libro de Apocalipsis. La misión del pueblo de Dios en el tiempo del fin se incrementa, pues no solo predica el plan de salvación y la verdadera adoración, sino que también denuncia o expone lo falso del mensaje predicado por Babilonia.

Publicado por Benjamin Rojas Yauri

δοῦλος Χριστοῦ Ἰησοῦ. SDA Pastor, Ph.D. New Testament with concentration in the Epistle of Hebrews. Professor of New Testament, Hermeneutic and Biblical Greek. Internship Supervisor – Faculty of Theology  |  Universidad Peruana Unión. Research Fellow – New Testament |  Stellenbosch University:

ORCID ID: https://orcid.org/0000-0002-3690-0348

Publicado el 22 November, 2020

Frase especial

"Uno de los mas grandes dilemas que tendrá que enfrentar la Iglesia post-pandemia está relacionado a su mensaje y misión, pues ambas podrían ser alteradas."
Benjamin Rojas Yauri

También puede interesarte —>

Ocúpate en la buena lectura

Ocúpate en la buena lectura

Leer, es descifrar códigos que intentan transmitir el pensamiento, sentimiento y mensaje que otro que no está presente quiere transmitir. Leer es un acto interpretativo, leer es un quehacer honorable, pero hoy también puede llegar a ser un acto peligroso y...

El privilegio de ser Pastor

El privilegio de ser Pastor

Ser un pastor es el privilegio más grande que un ser humano puede tener, pues ser un pastor significa ser un ministro de Dios. No obstante, aunque todos los hijos de Dios pueden ser considerados como ministros pues nacen en el “reino de los cielos como misioneros” y...

La santidad: característica personal

La santidad: característica personal

Este corto ensayo esta basado en el texto griego de 1 y 2 de Pedro. En 17 ocasiones se hace presente la raíz αγιος en las cartas de Pedro, mientras que el lema ἅγιος sólo en 14 ocasiones. En 1 Pedro 1:2, 22 y 3:15 aun cuando la raíz es la misma, el lema es diferente,...