ὁ θησαυρός αἰώνιος | Tesoro Eterno

El colportor una persona extraordinaria

Proposición: “El colportor vive, trabaja y obtiene aquello que nadie mas vive, trabaja y obtiene.”

Fecha: 10 November, 2019

Categoría: Sermones

Tipo: Bosquejo

Método: Comparativo

Eclesiastés 11:1–6 (Traducción personal): Echa tus libros (heb. semillas de trigo) sobre villas y poblados (heb. aguas); después de algunos días recibirás ganancias. Comparte lo que tienes con siete y aun con ocho, porque no sabes los males que mañana vendrán sobre la tierra. Si las nubes están cargadas de agua, lloverá sobre la tierra; y si un árbol cae hacia el sur o hacia el norte, en el lugar donde cae, allí se quedará. Si quieres colportar (heb. sembrar), no te quedes esperando por el clima perfecto; si quieres cobrar (heb. cosechar), no te quedes mirando las nubes. Pues tan cierto como ignoras las sendas del Espíritu y cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así también ignoras como obra Dios y como hizo y hace todas las cosas. Reparte tus libros (heb. semilla) por la mañana y por la tarde, no dejes de colportar (heb. no reposen tus manos); porque no sabes si habrá ganancias por la mañana o por la tarde, o si en ambos te irá igualmente bien.

Introducción:

  • Hoy la palabra de Dios será leída para los colportores, hombres y mujeres como el recordado colportor James Thompson (1788 – 1854, pastor Bautista y Educador, natural de Scotland) quien fue invitado por el General José de San Martin para visitar Lima e introducir un sistema de educación moderno, quien junto a Francisco Navarrete y Camilo Vergara enviaron una carta dirigida al congreso del Perú, para iniciar la educación de niños y niñas por igual, quienes produjeron cambios sociales al mismo tiempo que producían otros grandes cambios espirituales.
  • Hoy se hablará a hombres y mujeres que siguen los pasos del acaudalado comerciante de Lyon, Pedro Valdo, quien a partir del año 1177 dedico todos sus bienes y esfuerzos a entregar la palabra de Dios en el idioma del pueblo, quien murió joven bajo el lema “ha que obedecer a Dios antes que a los hombres”.
  • El colportor es un hombre o mujer especial, no por que distribuye libros cristianos, eso lo puede hacer cualquiera, sino por la forma en la que los distribuye.
  • Proposición: “El colportor vive, trabaja y obtiene aquello que nadie mas vive, trabaja y obtiene.”
  • Oración interrogativa: ¿Por qué el colportor vive, trabaja y obtiene aquello que nadie mas experimenta, hace y consigue?
  • Oración de transición: Porque el colportor hace nueve cosas que, aunque otros también las hacen, a diferencia de esos otros él las hace todas, no deja de hacer ninguna.

Cuerpo del sermón:

I.
El colportor hace su trabajo con diligencia y valentía:

El texto bíblico hace un pedido claro y directo: “hecha tus libros sobre villas y poblados.” Esto implica diligencia y valentía.

II.
El colportor no busca recompensas inmediatas o rápidas:

El texto bíblico afirma: “después de algunos días recibirás ganancias.” Esto implica que el colportor debe ser paciente, pues no sabe en que momento la recompensa llegará.

III.
El colportor invierte cuando comparte:  

Dios a través de su palabra te ordena: “comparte lo que tienes con siete y aun con ocho.” Esto implica generosidad o hacer que lo propio beneficie o sirva a otros. Pero Dios pide esto porque sabe que compartir en realidad es invertir.

IV.
El colportor previene pues no conoce el futuro:

Dios afirma una realidad humana: “porque no sabes los males que mañana vendrán sobre la tierra.” Esto implica desconocimiento del futuro, por lo tanto, todo colportor es un previsor.

V.
El colportor sabe que todo tiene consecuencias:

El Señor afirma: “Si las nubes están cargadas de agua, lloverá sobre la tierra; y si un árbol cae hacia el sur o hacia el norte, en el lugar donde cae, allí se quedará.” Esto implica que el colportor sabe y conoce las leyes naturales o lógicas que gobiernan la existencia, por ejemplo:

  1. Toda acción tiene consecuencias.
  2. Si eres valiente, trabajador, paciente, generoso y previsor entonces tendrás éxito.
VI.
El colportor trabaja sin importar las circunstancias.

El Señor afirma: “Si quieres colportar (heb. sembrar), no te quedes esperando por el clima perfecto; si quieres cobrar (heb.cosechar), no te quedes mirando las nubes.” Esperar por las condiciones ideales solo conduce a la inactividad, también se debe recordar que querer no es poder. Sin embargo, si puedes, y todo lo puedes en Cristo que te fortalece, entonces tu querer o tus deseos seguro se harán realidad.

VII.
El colportor conoce a su Dios y sabe que lo sorprenderá:

El sabio Salomón afirma: “Pues tan cierto como ignoras las sendas del Espíritu y cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así también ignoras como obra Dios y como hizo y hace todas las cosas.” El colportor conoce a su Dios y sabe que él puede hacer de toda condición, por muy mala que parezca, una gran bendición. Ponerse en acción a pesar de las condiciones dispone a Dios para entrar en acción en nuestro favor.

VIII.
El colportor hace su trabajo en todo momento:

Dios le ordena al colportor: “Reparte tus libros (heb. semilla) por la mañana y por la tarde, no dejes de colportar (heb. no reposen tus manos).” Esto implica aprovechar toda oportunidad para colportar, el colportor cumple el cuatro mandamiento y como consecuencia Dios lo bendice.

 IX.
El colportor mantiene su esperanza siempre viva:

Dios dice que debes trabajar en todo momento: “porque no sabes si habrá ganancias por la mañana o por la tarde, o si en ambos te irá igualmente bien.” Esto implica mantener siempre la esperanza de que el próximo minuto será mejor, pero también implica no conformarse con lo mínimo.

Conclusión

  • Aparentemente son muchas las cosas que el colportor debe hacer, pero vale la pena, pues “el colportor vive, trabaja y obtiene aquello que nadie mas experimenta, hace y consigue” porque justamente “hace estas nueve cosas que, aunque otros también las hacen, a diferencia de esos otros él las hace todas, no deja de hacer ninguna.”
  • El colportor trabaja con diligencia y valentía, no busca recompensas inmediatas, comparte porque así invierte, prevé el futuro, evita malas consecuencias, no se fija en las circunstancias, conoce a su Dios, trabaja en todo momento y mantiene su esperanza siempre viva.
  • El colportor que tiene compromiso completo con Dios canta.
    • He sido apartado para servir a Dios
    • Él no me ha dado un espíritu de timidez
    • Sino un Espíritu de amor y gran poder
    • Soy un soldado de Cristo enviado para salvar
    • Las cosas de este mundo no me detendrán
    • Avanzo con confianza y con esperanza
    • Pues tengo en Jesús un poderoso capitán

Escrito por Benjamin Rojas Yauri

SDA Pastor, Ph.D. New Testament with concentration in the Epistle of Hebrews Professor of New Testament, Hermeneutic and Biblical Greek Internship Supervisor - Faculty of Theology | Universidad Peruana Unión Research Fellow - New Testament | Stellenbosch University

¡Trabajad! ¡Trabajad!

Himno 492
 
1
¡Trabajad! ¡Trabajad! Somos siervos de Dios;
seguiremos la senda que Cristo trazó.
Recibiendo el poder que su Espíritu da,
el deber que nos toca cumplido será.
 
Coro
¡Trabajad! ¡Trabajad!
¡Esperad y velad!
¡Siempre orad y confiad!,
que Cristo pronto volverá.
 
2
¡Trabajad! ¡Trabajad! Hay que dar de comer
al que pan de la vida quisiere tener.
Hay enfermos que irán a los pies del Señor
al saber que por gracia los sana su amor.
 
3
¡Trabajad! ¡Trabajad! Fortaleza pedid;
el reinado del mal con valor combatid;
conducid sus cautivos al Libertador
y decid que por gracia redime su amor
 
=======================
Letra: Fanny J. Crosby.
Versión español: Tomás M. Westrup
Música: William H. Doane

PPT del Sermón:


Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download

Puede ser que también te interese

Gratitud puesta a prueba: test de salvación en el tiempo del fin

Gratitud puesta a prueba: test de salvación en el tiempo del fin

Apocalipsis 11:17 "Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado." Introducción: Gracias por la invitación y el privilegio que se me da de compartir la palabra de Dios en esta...

Cristo mi amante salvador

Cristo mi amante salvador

1 Juan 2:1–17: Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo...

Los peligros de decir después

Los peligros de decir después

Hechos 24:24–26: “Algunos días después, viniendo Félix con Drusila su mujer, que era judía, llamó a Pablo, y le oyó acerca de la fe en Jesucristo. Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora...