ὁ θησαυρός αἰώνιος | Tesoro Eterno
06/04/2017
Benjamin Rojas Yauri
1 Pedro 4:6

El evangelio y el juicio

"Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios." RV60
"εἰς τοῦτο γὰρ καὶ νεκροῖς εὐηγγελίσθη, ἵνα κριθῶσιν μὲν κατὰ ἀνθρώπους σαρκὶ, ζῶσιν δὲ κατὰ θεὸν πνεύματι." NA28

Algunas de las traducciones mas populares del texto griego, presentes en versiones bíblicas muy populares dice lo siguiente:

Por esto también se les predicó el evangelio aun a los muertos, para que, a pesar de haber sido juzgados según criterios humanos en lo que atañe al cuerpo, vivan conforme a Dios en lo que atañe al espíritu. (NVI)

Porque con este fin fue predicado el evangelio aun a los muertos, para que aunque sean juzgados en la carne como hombres, vivan en el espíritu conforme a la voluntad de Dios. (LBLA)

Porque para esto fue proclamado el Evangelio también a los muertos, a fin de que fueran juzgados según los hombres en cuanto a la carne, pero que vivan según Dios en cuanto al espíritu. (BTX)

Existen textos, que a simple vista, parecen transmitir un mensaje contrario a la teología bíblica general, este es el caso de 1 Pedro 4:6, texto que leído sin tomar en cuenta el idioma original, sólo en base a traducciones influenciadas por un presupuesto dualista, dice que es posible predicar o entrar en contacto con los muertos. Esta idea sin embargo no puede ser sostenida por la Biblia en su totalidad, pues ella afirma que el estado de los muertos es de total inconsciencia (Ecl 9:5).

Para entender este texto es necesario estudiar la sintaxis del mismo, para la mejor comprensión de lo que venimos afirmando, colocamos a continuación el esquema sintáctico en un diagrama de línea:

Luego de hacer este análisis sintáctico se propone la siguiente traducción para este difícil texto de la Sagrada Escritura:

Porque para eso el evangelio también fue predicado a los muertos, para que por una parte, ellos sean juzgados como corresponde a los hombres, en la carne, mas vivan como corresponde a Dios, en el espíritu.

En este texto se notan los siguientes elementos sintácticos, una oración principal cuyo verbo es εὐηγγελίσθη—anunciar o predicar—y una oración subordinada que posee dos cláusulas coordinadas. En la primera cláusula el verbo es κριθῶσιν—juzgar—y en la segunda es ζῶσιν—vivir, ambos verbos están en modo subjuntivo lo que indica posibilidad, es decir, tanto el ser juzgados y el vivir, para los muertos no es una realidad sino una posibilidad.

Basado en lo señalado como también en el contexto general de la Biblia, se puede afirmar que νεκροῖς—a los muertos—hace referencia al estado actual en el que se encuentran los que escucharon el evangelio, pues el verbo εὐηγγελίσθη—fue predicado—se encuentra en tiempo aoristo y modo indicativo, es decir hace referencia a un tiempo pasado con referencia al tiempo vivido por el apóstol Pedro y también por el Señor Jesús.

Podemos concluir afirmando que el texto deja claro que existe la posibilidad de que los muertos a quienes se les predicó el evangelio sean juzgados y que también existe la posibilidad de que estos mismos muertos vivan—no mientras están muertos—en el futuro.

Lo cierto es que todos los que serán juzgados, lo serán porque se les ha predicado el evangelio, y es por esta misma razón que todos aquellos a quienes se les ha predicado el evangelio, tienen la posibilidad de vivir, como corresponde a Dios, en el espíritu, es decir, libres de pecado y eternamente, sin ser Dios pero como si fuese Dios.

Lo cierto es que todos los que serán juzgados, lo serán porque se les ha predicado el evangelio, y es por esta misma razón que todos aquellos a quienes se les ha predicado el evangelio, tienen la posibilidad de vivir, como corresponde a Dios, en el espíritu, es decir, libres de pecado y eternamente, sin ser Dios pero como si fuese Dios.

Similares

Experimentando la benignidad del Señor

Experimentando la benignidad del Señor

Una traducción personal del texto bajo estudio puede ser, además ésta aclara el uso de algunas de las palabras originales que interesan par esta meditación: “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead...

La promesa del Señor

La promesa del Señor

Una traducción personal del texto bajo estudio puede ser, además esta aclara el uso de algunas de las palabras originales que interesan par esta meditación: “El Señor no aplaza (βραδύνει) su promesa, como algunos entienden la demora (βραδύτης), por lo contrario, los...

Venciendo al enemigo

Venciendo al enemigo

Se podría escribir y comentar mucho sobre este texto, sin embargo esta meditación la basaremos únicamente en los verbos imperativos, la conjunción adverbial causal ὅτι [porque, por, que] y los problemas textuales de esta perícopa. Debe notarse que aun cuando este...