ὁ θησαυρός αἰώνιος | Tesoro Eterno
Confesión pública del profeta de Dios frente al portavoz de YHWH no conocido

INTRODUCCIÓN

El libro de Génesis es rico en su contenido histórico y teológico, allí se presentan reveladas con lujo de detalles los grandes principios, encontramos allí el origen del mundo, del pecado, del pueblo del Señor y muchos otros más, pero también se deja ver aquel futuro eterno incomprensible y casi inaccesible para el hombre.

Este es el motivo por el cual estudiamos el capítulo 20 de libro de Génesis, lo abordaremos a través de un análisis literario del texto, y para ello primero haremos un trabajo de crítica textual y una traducción personal del pasaje.

También es importante mencionar que el principal objetivo de este trabajo no es hallar las minuciosidades estructurales o gramaticales del texto, sino, comprenderlo y extraer de él, su teología y el mensaje para nuestros días, sin olvidar que los hechos a estudiar se encuentran en tiempos muy remotos y ubicados en Guerra la misma que hace parte de la zona geográfica de palestina,[1] y que en el mejor de los casos solo puede ser visitada virtualmente.

Nuestras limitaciones sin embargo nos motivan a hacer lo mejor para alcanzar el objetivo propuesto.

EL TEXTO

El libro de Génesis (Gn) originalmente escrito en Hebreo antiguo contiene gran variedad de historias, una de ellas es la historia surgida por la relación entre Dios y Abraham, hay poca discusión sobre la ubicación de esta[2] la misma que ubicaremos entre Gn 11:27 y Gn 25:18. Es dentro de ella que el capítulo (cp) 20 se presenta como una perícopa independiente. Afirmamos esto por distintas razones.

Determinación de la perícopa

Puede notarse que Gn 19 relata la condición de Sodoma, su destrucción y el cómo estos acontecimiento dan origen a los moabitas y los amonitas, es decir el cp 19 de Gn cierra una historia y el siguiente da origen a un nuevo episodio en la vida de este.

Es notorio también el cambio de ubicación geográfica entre el cp 20 y el 19, ya que el cp 19 se desarrolla en tierras de Sodoma y Gomorra[3] y el capitulo 20 se lleva a cabo en Guerar, en la tierra del Négueb. Guerar que si bien es cierto, es también el lugar donde se desarrollan otros eventos narrados en los cp 21 y 22, no es el único elemento que determina nuestra perícopa. Abimélec, es otro referente, que aunque vuelve a aparecer en Gn 21:22-34, en Gn 20 se lo presenta como el personaje central, pues se lo menciona 10 veces, frente a las 7 y 5 veces que se menciona a Abraham y Sara respectivamente. Esto deja clara que tanto Gn 20 como Gn 21:22-34 son dos perícopas, la primera totalmente independiente y la segunda dependiente de la primera.

Un apoyo externo a estas observaciones es que históricamente Gn 20 fue considerada una perícopa independiente, hecho claramente mostrado en la Biblia Hebrea Stuttgartensia (BHS) por la presencia de una ס (Setuma) tanto para iniciar como para cerrar el cp 20. A esto se suma la presencia de dos ס³ (Sedarim) uno al inicio y otro al final de nuestra perícopa,[4] hecho tal vez menos importante, pero no por ello menos interesante.

Crítica textual

Las dificultades textuales que trataremos en nuestra perícopa, las encontramos en el aparato crítico de la BHS. Trataremos estos casos versículo (v) por versículo.

En el v 3 se lee, עַל־ªהָאִשָּׁ֣ה (`al-hä´iššâ), aquí la referencia ª conduce al aparato crítico que presenta la siguiente nota ‖ @ adאדות  cf 21,11.25, ins ‖ señalando que el Pentateuco Samaritano (PS) añade el sustantivo אדות luego del מַקֵּף presente en עַל־הָאִשָּׁ֣ה. A esto se suma que Gn 21:11 y 25 en la BHS presenta una lectura que apoya esta posibilidad. Sin embargo basados en los principios de que el texto más corto y el más difícil es el más probable, creemos que probablemente el texto más cercano al original sea el presentado por la BHS, ya que la lecturaעל־אדות  (sobre la causa) es una combinación hebrea rara.[5]

En el v 4 se leeוַיֹּאמַ֕ר אֲדֹנָ֕יa bהֲג֥וֹי גַּםb־צַדִּ֖יק תַּהֲרֹֽג  (wayyö´mar ´ádönäy hágôy Gam-caDDîq Tahárög), donde la referencia a conduce al aparato crítico que presenta la siguiente nota ‖ nonn Mss יהוה  ‖ lo que significa que en algunos manuscritos se encuentra el Tetragrámatos impronunciable en vez del אֲדֹנָ֕י presente en la BHS. Esto no representa un problema, sin embargo, el uso de יהוה en otros manuscritos nos dice que אֲבִימֶלֶךְ no se dirigió a un dios sino Al Dios יהוה. La referencia b-b conduce a la siguiente nota ‖ G ἔθνος ἀγνοοῦν καί; prp הֲגַם (הגוי dttg) ‖ lo que significa que la Septuaginta (LXX) añade la frase ἔθνος ἀγνοοῦν καί como resultado de un posible error dictográfico en la lectura, o posiblemente el cambio haya sido hecho adrede, motivado por la rara presencia del גַּם entre un sustantivo y un adjetivo. Sin embargo, aunque no es común que el גַּם se encuentre entre el sustantivo y el adjetivo, esto puede dar a entender lo grave de este caso.[6] Debido a ello se cree que el texto de la BHS es probablemente más fiel al original.

En el v 5 se lee וְהִֽיא־גַם־הִ֥ואa b אָֽמְרָ֖ה אָחִ֣יa (wühî|´-gam-hiw´ ´ä|mrâ ´äHî) donde la referencia a-a y b conduce a la siguiente nota ‖a-a G (SV) καὶ αὐτή, l frt וגם היא ‖b > 2 Mss @‖ lo que significa que la LXX junto a la versión Siriaca y a la Vulgata probablemente hayan traducido de una lectura más corta, וגם היא, y no de la que se presenta en la BHS, a esto se añade que existen 2 manuscritos entre los del PS que no contienen esta frase. Debido al principio de que la versión más corta y la representada en distintas familias debe ser más tomada como más confiable, optamos por la lectura encontrada en G (SV). Esto nos conduce a una traducción menos enfática, no se traducirá, “y ella misma también”, sino “y también ella”.

En el v 9 se lee מֶֽה־aעָשִׂ֤יתָ לָּ֙נוּ֙a  (mè|-`äSîºtä lläºnû) donde la referencia a-a conduce a la siguiente nota ‖ S ˓bdt lk, prp עשיתִי לְךָ ‖ lo que quiere decir que una posible lectura de la versión Siriaca sería ¿Qué te hice yo?, probablemente basada en una lectura hebrea más corta. Sin embargo debido a que la versión siriaca tiene un bajo grado de confiabilidad[7] optaremos por el texto encontrado en la BHS.

En el v 10 se lee aמָ֣ה רָאִ֔יתָa (mâ rä´îºtä) donde la referencia a-a conduce a la siguiente nota ‖ prp מַה יָּרֵאתָ  cf 26,7 ‖ lo que quiere decir que en concordancia a la respuesta dada por Isaac en Gn 26:7, dónde la experiencia que éste vivió es similar a la de Abraham, se nos sugiere que la pregunta de Abimélec podría haber sido מַה יָּרֵאתָ ¿Cuál es tu miedo? o ¿Qué tu temes? y no como lo presenta la BHS מָ֣ה רָאִ֔יתָ ¿Qué miraste ? o ¿Qué viste tu?. Siendo que el texto más difícil es el presente en la BHS, lo aceptamos como más probablemente cercano al original y traducimos esta frase como ¿Qué miraste?.

En el v 11 se lee אַבְרָהָ֔םa  (´abrähäm) donde la referencia a conduce a la siguiente nota ‖ @ ad כי יראתי ‖ lo que quiere decir que el PS añade כי יראתי (por causa de su miedo). Esto muy probablemente haya sido añadido para tratar de aclarar el sentido del texto. Sin embargo si tomando en cuenta el principio del pasaje más corto y mas difícil, inevitablemente tendremos que aceptar el texto de la BHS como el más cercano al original.

En el v 12 se lee  וְגַם־אָמְנָ֗הa (wügam-´ämnâ) donde la referencia a conduce a la siguiente nota ‖ @ אמנם ‖ lo que quiere decir que el PS, dice “Verdaderamente” a diferencia de la BHS donde se dice “Y también verdaderamente”, el significado básico no cambia. Sin embargo si tomamos en cuenta el valor del PS para la crítica textual y el principio Lectio brevior praestat longiori (el texto más breve prevalece sobre el más largo) debemos optar por el texto del PS, lo que nos conduce a una traducción más corta, “Verdaderamente”.

En el v 13 se lee  הִתְע֣וּa אֹתִ֗י אֱלֹהִים֘ מִבֵּ֣ית אָבִי֒b (hit`û ´ötî ´élöhîm miBBêt ´äbî) donde la referencia a conduce a la siguiente nota  ‖ @ התעה ‖ y la referencia b a la siguiente  ‖ @ ad ומארץ מולדתי  cf 12,1 ‖  lo que quiere decir que el PS en a registra un singular y no un plural, y en b añade “y de la tierra de mi familia” a la frase presentada en la BHS. Optamos en el segundo caso por el texto presente en la BHS como el más probable en armonia con el principio Lectio brevior praestat longiori. En el primer caso optaremos por el singular propuesto por el PS, ya que está en armonía con el desarrollo gramatical de la perícopa, donde existe una marcada presencia del singular y no del plural.[8]

En el v 14 se lee  וַיִּקַּ֙ח אֲבִימֶ֜לֶךְa (wayyiqqaH ´ábîmeºlek) donde la referencia a conduce a la siguiente nota ‖ @G ad כסף ו אלף  cf 16 ‖ lo que quiere decir que el PS y la LXX añaden la frase “mil siclos de plata” a todo lo entregado a Abraham por Abimélec. Al parecer se trata de hacer más coherente lo entregado a Abraham, con lo que se dice en el v16 que éste recibió. Sin embargo en concordancia con el principio Lectio brevior praestat longiori, aceptamos al texto presentado en la BHS como el más confiable.

En el v 16 se lee  לְכֹ֖לa אֲשֶׁ֣ר אִתָּ֑ךְ bוְאֵ֥ת כֹּ֖ל וְנֹכָֽחַתb (lüköl ´ášer ´iTTäk wü´ët Köl wünökäºHat) donde las referencias a y b-b conducen a las siguientes notas  ‖a @MssG וּלְ׳  ‖b-b prp ואת כֻּלּוֹ נכחת  (= et apud hos omnes iustificata es)  vel וְאַתְּ כֻּלּוֹ נכחת  (= et tu in omnibus his rebus iustificata es)‖ lo que quiere decir que en a el PS, algunos de sus manuscritos, y la LXX añaden la conjunción “y” a la frase “por todo”, en este caso, optamos por el texto más corto. La nota b-b propone dos lecturas alternativas, en su afán de hacer más comprensible esta última frase, algo oscura en su significado. La alternativas propuestas son “y todo lo tuyo será justificado” o “y tú en todo serás justificado”, respectivamente. Sin embargo basados en los principios de la crítica textual, optaremos por el texto presentado en la BHS y haremos una traducción interpretativa del mismo.

Traducción personal

Tomando en cuenta todo lo mencionado hasta este momento, proponemos la siguiente traducción, la misma que se encuentra esquematizada con el objetivo de ayudar a la comprensión del lector y a la realización de esta exégesis.

1Fue sacado Abraham de allí a la tierra del Négueb,

Y se asentó entre Cadés y Shur, pues habitó en Guerar.

2Dijo Abraham de Sara su esposa, mi hermana es ella,

Entonces Abimélec rey de Guerar, envió por Sara y la tomó

3 Entró Dios a Abimélec por sueño nocturno y le dijo: He aquí, tú serás el que muera, a causa de la esposa que tomaste. Porque ella tiene esposo pues es casada.

4Abimelec no se había acostado con ella,

Y dijo, Señor ¿gente igualmente justa tu mataras?

5No fue él mismo que dijo sobre ella, mi hermana es, y también ella, dijo de él mi hermano es.

Con mi corazón perfecto  y con inocencia de mi mano, yo he hecho esto.

6Entonces le dijo [su (el)] Dios nuevamente por sueño,

Por causa de que yo conocía que a pesar de tu perfecto corazón llegaste a hacer esto, yo también te refrene para mantener tu propia pureza, incluso sobre lo establecido yo no te di oportunidad para que la toques a ella.

7Ahora pues devuélvele la esposa al hombre, porque es profeta y él mismo orará a favor de ti para que vivas, y si nunca la devuelves, conoce que de seguro tú morirás igual que todo lo que esté sobre ti.

8Madrugó Abimélec y por la mañana llamó a todos sus siervos,

Y les habló todas las palabras,

Éstos lo escucharon

Y los hombres tuvieron miedo extremo.

9Llamó Abimélec a Abraham

Y le dijo:

¿Por qué hiciste que yo peque contra ti?

Por tu causa entró sobre mí y sobre mi reino un gran pecado.

Hechos que otros no harían tú hiciste conmigo.

10También dijo Abimélec a Abraham

¿Qué miraste? Para producir eso con tales palabra.

11Entonces dijo Abraham,

Porque pensé que todos no temen a Dios en este lugar, y dije por eso, me matarán a causa de que se sepa de mi esposa.

12Verdaderamente, ella es mi hermana, hija de mi padre, aunque ciertamente no hija de mi madre. Aun así ella llegó a ser mi esposa.

13Cuando deambulé a causa de Dios, fuera de la casa de mi padre, le dije, la bondad que tu harás conmigo, en todos los lugares donde entraré, será que allí tu digas de mí, mi hermano es.

14Y tomó Abimélec manadas de ovejas y ganados, también esclavos y criadas doncellas, los entregó a Abraham y le devolvió a Sara su esposa.

15Y le dijo Abimélec,

Observa mi tierra, está en frente de ti,

En un buen lugar con agua vive tú.

16Y le dijo a Sara,

He aquí, yo di mil monedas de plata a tu hermano, he aquí, esto es para ti como una cortina frente a las miradas [esto es para ti una cubierta de ojos][9], por todo lo que ha sucedido contigo, pues todo deberá ser justificado [para todo (lo) que (está) contigo todo (será) y justificado].[10]

17Oró Abraham a [su (el)] Dios y Dios curó a Abimélec, su esposa, sus criadas, y ellos tuvieron niños.

18Porque Yahweh, dejó cerrado todo útero de la casa de Abimélec, por el asunto de Sara esposa de Abraham.

ANÁLISIS DEL TEXTO

En este capítulo se realizará un análisis literario al texto ya traducido, y para ello en primer lugar se ha dividido al texto en cinco secciones de sentido, las que fueron fraccionadas en base a personajes, tiempo, ubicación y escenario, como se puede visualizar en el siguiente cuadro,

INDICADORES

SECCIÓN

v 01 – 02 v 03 – 05 v 06 – 08 v 09 – 13

v 14 – 18

PERSONAJES Abraham

x

    x

x

Sara

x

    x

x

Abimélec

x

x x x

x

Dios: Elohim

x   x

HaElohim

  x  

x

Yahve

     

x

Siervos: Esclavos

  x  

x

Criadas

  x  

x

Padre de Abraham

    x

Ovejas y ganados

     

x

Esposa de Abimélec

     

x

TIEMPO

Días indefinidos

Una noche y varios días Una noche y la mañana siguiente Día indefinido

Días indefinidos

UBICACIÓN

Guerar

ESCENARIO

Campos

Aposento de Abimélec Aposento y palacio de Abimélec Palacio de Abimélec

Aposento, Palacio, Campos, Ciudad

La sola visualización de este cuadro nos muestra el desarrollo general de la historia, la que traducida a términos de sonoridad podría significar, que inicia con pequeños barullos y el sonido se desarrolla hasta terminar con un ruido estrepitoso.

Versículos 1 y 2

En esta primera sección se pueden visualizar tres escenas, donde los actores son Abraham, Sara y Abimélec. En la primera escena vemos a Abraham siendo sacado de la casa de su padre y a Abimélec como rey de Guerar. En la segunda escena Abraham termina establecido y habitando en Guerar, mientras Sara (el personaje más enigmático de toda la historia, debido a que no actúa por sí misma, sino que similar a un objeto sin voluntad su vida y actuar depende de otros), es  llamada por Abraham de hermana y por lo tanto conocida en Guerar como tal. En la tercera escena, actúan Abimélec y Sara, él envía por ella y la toma, ella no habla y Abraham tampoco dice nada al respecto.

Versículos 3 al 5

En esta sección se pueden visualizar hasta tres escenas, donde los actores son Abimélec y Elohim. En la primera escena encontramos a Abimélec durmiendo, Elohim, el segundo actor interrumpe el sueño tranquilo de Abimélec, y le dice que morirá a causa de la esposa que tomo, refiriéndose a Sara, y le informa que ella es casada y que tiene esposo. La segunda escena es corta en palabras y actores, pues en ella solo actúa Abimélec, sin embargo es significativa y determinante, pues ella informa que Abimélec aún no se había acostado con Sara, el tiempo transcurrido aquí y lo lugares que ocupa esta escena están en total silencio. La tercera escena se inicia con un Abimélec, en busca de respuestas, pues podemos oírle dirigirse a Dios y preguntar ¿Gente justa tú mataras?, también le escuchamos decir, “él dijo mi hermana es y ella dijo mi hermano es”, refiriéndose a Abraham y Sara, finalmente dice “con corazón perfecto y mano inocente he hecho esto”. La escena cierra presentando un silencio absoluto, por cuanto tiempo no se dice, pero se puede observar por un tiempo a Abimelec solo y sin respuestas.

Versículos 6 al 8

En esta tercera sección encontramos como actores a Abimélec, HaElohim y los Siervos, se pueden visualizar dos escenas. En la primera escena, Abimélec solo duerme, mientras que HaElohim interrumpe nuevamente su sueño para informarle que él conoce su perfecto corazón, que él lo refrenó para que mantenga su pureza y que él le privó de la oportunidad para que la toque. HaElohim deja claro que él fue quien lo mantuvo justo y luego le ordena, “devuélvele la esposa”, mientras le informa, que el esposo, al que ahora el tiene identificado, es profeta, también le dice que éste orará por él y entonces él vivirá, finalmente HaElohim le advierte que si no devuelve a Sara, con seguridad morirá él y todos los que dependan de él. En la segunda escena actúan Abimélec y los Siervos, Abimélec está despierto desde muy temprano, es la mañana que continúo a la noche de la primera escena. Abimélec llama a todos sus siervos y les habla todas las palabras que le fueron dadas la noche anterior. Los siervos escuchan a Abimélec. La escena concluye presentando a los siervos aterrorizados, y deja en silencio los sentimientos de todos los demás actores de esta gran historia.

Versículos 9 al 13

Esta sección comprende tres escenas, dos actores presentes Abraham y Abimélec, y tres actores no presentes físicamente, pero si presentes a través de las palabras de los actores presentes, Sara, Elohim y el Padre de Abraham. En la primera escena encontramos a Abimélec llamando a Abraham y a éste atendiendo al llamado. La segunda escena nos presenta a un Abraham que solo escucha en silencio y a un Abimélec que pregunta ¿Por qué me hiciste pecar contra ti?, que reclama, “por tu causa entró un gran pecado sobre mi y sobre mi reino”, que dice, “hechos que otros no hacen tú hiciste conmigo”, finalmente, nuevamente pregunta “¿Qué miraste? Para producir eso con tus palabras”. Todos los otros actores callan, solo escuchan las palabras de Abimélec. En la tercera escena de esta sección reaparece el desaparecido personaje de Abraham, no por su propia voluntad, sino porque es traído por Abimélec, Abraham habla en esta escena y descubre por completo lo más íntimo de su corazón, ante los demás actores y un público que se ve forzado a quedar en silencio. Lo escuchamos hablar de sus temores, pues dice, “Pensé que nadie temía a Dios en este lugar”, “Pensé que me matarían si se sabía quién era mi esposa”, le oímos revelar información familiar confidencial, pues dice “Ella es mi hermana”, pues “es hija de mi padre” aunque “no es hija de mi madre”, le oímos hablar de su misión, pues dice, “deambulábamos a causa de Dios”, “Fuera de la Casa de mi padre”. Finalmente oímos lo que todos (actores y público presente y actual) deseábamos escuchar, su confesión pública y sincera, “ELLA ES MI ESPOSA” dice, “YO LE DIJE QUE ELLA DIGA QUE ES MI HERMANA”. Es así que con estas palabras solemnes y con el silencio de todo el escenario ante ellas, concluye esta escena y esta sección. Es corta la intervención de nuestro personaje Abraham, puede parecer que es hasta involuntaria, pero sea como fuere, es suficiente para saber de quién estamos hablando cuando nos referimos a Abraham, el amigo de Dios.

Versos 14 al 18

El último episodio tendrá como actores a prácticamente todos los personajes de nuestra historia, todos se reúnen en el escenario para la gran fiesta con la que se celebrará el final feliz de nuestra historia. Aquí encontramos a Abraham, Sara, Abimélec, Haelohim, Esclavos y Siervas, Ganados y Ovejas, a la esposa de Abimelec, y a un personaje muy conocido, pero hasta ahora no presente en nuestra historia, el gran יְהוָ֔ה  (Yahve), y aunque Él no dice nada, su presencia se impone y lo que se dice de Él, nos demuestra que nunca dejo de actuar sino que en todo lo ocurrido él siempre estuvo, pues fue el causante directo de los hechos.

En la primera escena de este episodio, encontramos a Abimélec tomando ovejas, ganados, esclavos y criadas, para entregarlos a Abraham, pero más importante aún, es verlo tomar a Sara y devolverlo a Abraham,  a quien se lo ve en silencio, recibiendo todos los presentes y principalmente recibiendo a Sara su esposa, da la impresión de que él nunca dudo de que este sería el final. Por otro lado el escenario nos revela al grupo de esclavos y criadas, siervos de Abimélec ya no aterrorizados, sino cambiando de amo y participando del episodio final, en un desenlace de felicidad.

En la segunda escena encontramos a Abimélec hablando, dirigiéndose a Abraham, quien solo escucha, sin sobre saltos ni emociones, Abimélec dice: “Mira mi tierra” “Escoge un buen lugar con agua y vive allí”. En la tercera escena encontramos a Sara escuchando a Abimélec que le dice, “yo di mil monedas de plata a tu hermano, he aquí, esto es para ti como un manto frente a las miradas, por todo lo que ha sucedido, pues todo debe justificarse”. En la última escena todo es ruido de alegría, pero al mismo tiempo el único que habla es Abraham, no se dirige al público ni a los actores terrenales, sino al divino actor, él ora a Elohim, y esta oración pone en acción al gran יְהוָ֔ה  (Yahve). Yahve cura la casa de Abimélec y aún la esposa de éste, hasta ahora desconocida, olvidada y silenciosa, se goza y se alegra, pues concibe al igual que las demás criadas. Todo ello da lugar a un final en el que Abraham y Sara se establecen, mientras que el futuro del reino de Abimélec, de las familias que la componen y la vida misma en ella, están garantizadas.

SINTESIS DEL TEXTO

Es importante recordar en este capítulo, algunos hechos importantes, como la presencia de Abimélec en todas las secciones, la escasa presencia de Abraham, y la presencia de Dios como Elohim al principio, HaElohim al medio y Yahve al final. Es igual de importante notar que el llamado de Abraham por parte de Abimélec está ubicado al centro de nuestra perícopa, momento desde el cual la historia da un giro significativo. Un detalle aún más importante es ver la interrelación fluida entre Dios y Abimélec, en contraste con el corto monólogo expresado por Abraham dirigido a Dios. También se puede ver que la intervención de Dios, siempre es marcada por el tiempo, tiene espacio y tiempo definido, mientras que el actuar del hombre se hace en espacios y tiempos indefinidos.

Otro detalle importante que debe ser notado es el incremento de personajes conforme avanzan las escenas y secciones en la historia. Lo mismo ocurrirá con los escenarios en los que ella se desarrolla, pues del campo en el que se inicia, termina convirtiéndose en el campo, los aposentos del rey y de los del reino, el palacio y toda la gran ciudad, incluyendo los establos, los pastizales y las fuentes de agua, donde Abraham habitará.

Si se observa la participación del género femenino en nuestra historia, se ve al inicio de la historia, una Sara presente en cuerpo pero ausente como ser pensante y con sentimientos, contrastada con la Sara dignificada del final de la historia, esto mismo puede decirse del personaje femenino más silencioso de la historia, pero no por ello menos significativo, la esposa de Abimélec. Sin embargo es necesario recalcar lo ya dicho, que todo el movimiento histórico y la transformación de los personajes obedecen a la intervención, audible y también silenciosa del gran Yahve.

Transformación de los personajes

Abraham quien buscaba un lugar para habitar, pasa a ser uno que habita en el mejor lugar, de alguien que pierde lo más valioso, pasa a ser quien recibe esposa, criados y ganados, de alguien que no dice nada pasa de ser quien ora a Dios a favor de todo un reino. Abimélec, de ser el rey que toma pasa a ser el rey que entrega. Los siervos de ausentes al principio y temerosos en medio pasan a ser, personas sanas y con descendencia al final. Sara y la esposa de Abimélec de ser objetos al principio, pasan a ser personal al final, todo como ya lo dijimos obedecen a la intervención, audible y también silenciosa del gran Yahve.

Teología del Texto

Dios se revela aquí, como aquel que produce el movimiento y la transformación, como el soberano que se comunica con quien Él desea, como el que vela por la dignidad y la integridad de los hombres. La forma como Él se revela es sorprendente, pues se muestra al principio como Dios, luego como uno capaz de ser conocido (HaElohim), y finalmente con el gran Yahve, insondable, sublime e imposible de ser alcanzado por el hombre, es decir, la historia inicia con el Dios conocido y termina con el Dios desconocido, es que ha Dios nunca lo podremos conocer y al mismo tiempo siempre lo reconoceremos. Finalmente diremos que Dios, escucha y atiende las palabras del hombre de manos limpias y corazón perfecto, como también del que confiesa su maldad.

Principios esenciales del texto

“Dios obra cuando el hombre se lo permite”, “Él no fuerza solo sugiere”, pero cuando el hombre obedece su voz, “Él se revela como el gran Yahve”, que transforma vidas y devuelve alegría, dignidad y mucho más de lo que se ha perdido. Muchos principios podrían ser extraídos de esta historia, solo colocaremos aquí algunos, “Dios da, no quita”, “Todos podemos ser instrumentos de Dios”, “El hombre que se equivoca tiene oportunidad” y “Todos valemos igual delante de Dios”.

CONCLUSIÓN

Luego de haber realizado una exégesis en base a un análisis literario de la perícopa de Gn 20  debemos reconocer en primer lugar, que la Biblia es una fuente de la cual se pueden extraer nuevas enseñanzas cada nueva vez que uno la estudia.

Concluiremos pues esta exégesis diciendo que en ciertos momentos Dios habla al profeta mediante instrumentos humanos comunes. Sin embargo el profeta es de Dios porque reconoce su voz aunque ella venga del lugar menos imaginado. No es su perfección ni su sorprendente participación la que lo hace profeta y siervo de Dios, sino, él ser capaz de confesar públicamente sus errores al Dios que dirige y mueve la historia de su vida, reconociendo en un común individuo, hasta ese momento no conocido, como el portavoz de su Dios.

ANEXOS

Mapa de palestina con la ubicación geográfica de los acontecimientos relatados en Gn 19 y 20.

Análisis de flujo verbal en relación al número, presente en Gn 20.

_________________________

[1]Para la ubicación de la zona en la que se desarrolla nuestra historia se puede ver el mapa presentado en el anexo de este trabajo, (pág. 19) donde también se ubica las zonas geográficas para el capitulo 19 y 20 respectivamente.

[2]Cf. Daniel Carro, José Tomás Poe, Rubén O. Zorzoli. Comentario Bı́blico Mundo Hispano Genesis, 1. ed. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993), 41; Arturo Collins, Estudios Bı́blicos ELA: (Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C., 1992), 3; D.A. Carson, R.T. France, J.A. Motyer and G.J. Wenham, Nuevo Comentario Bı́blico: Siglo Veintiuno (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 2000, c1999); Nuevo Comentario Ilustrado De La Biblia (Nashville: Editorial Caribe, 2003), 5.

[3]En realidad, el centro de operaciones de Abraham para la historia de Sodoma y Gomorra, al parecer es  Mambre (Gn 18:1) lugar ubicado en las montañas de Judá cerca de Hebrón. Para mas información sobre la ubicación de Sodoma y Gomorra, véase. Charles F. Pfeiffer, Diccionario Bíblico Arqueológico: Charles F. Pfeiffer (El Paso, Texas: Editorial Mundo Hispano, 1993), 626.

[4]Cf. BHS, 28,29. Sobre una explicación de lo que es un Setuma y lo que es una Sedarim, véase. William R. Scott, Guía para el uso de la BHS, trad. Edesio Sanchez (California: BIBAL Press, 1993), 1.

[5]Gordon J. Wenham, vol. 2, Word Biblical Commentary : Genesis 16-50, Word Biblical Commentary (Dallas: Word, Incorporated, 2002), 67.

[6]T. Muraoka, Emphatic Words and Structures in Biblical Hebrew,(Jerusalem: The Magnes Press The Hebrew University, 1985) 143.

[7]Cf. William R. Scott, Guía para el uso de la BHS, trad. Edesio Sánchez (California: BIBAL Press, 1993), 20.

[8]Cf. Análisis de flujo Verbal, en Biblioteca Digital Libronix, CD-ROM, versión 3.0e (Bellingham, WA: Libronix Coporation, 2000-2007). Véase el Anexo.

[9]Traducimos aquí la frase literal “estos es para ti una cubierta de ojos” como, “esto es para ti como una cortina frente a las miradas”, debido a que la palabra כְּס֣וּת  es usada solo en 8 pasajes del Antiguo Testamento (Gn 20:16; Ex 21:10; 22:26; Dt 22:12; Jb 24:7; 26:6; 31:19; Is 50:3) y en todos ellos tiene un sentido de cubrir para proteger.

[10]En esta frase el problema radica en la comprensión de la palabra וְנֹכָֽחַת  que en la condición que aquí se presenta es la única vez que lo hace en la Biblia, (singular, participio, niphal, mas waw), y aunque no seguimos la corriente mayoritaria de llevar la waw para unirla a la palabra anterior (כֹּ֖ל), al hacer nuestra traducción, reconocemos que se puede trabajar más con esta frase, en el intento por tratar de darle el sentido original a la frase.

Publicado por Benjamin Rojas Yauri

δοῦλος Χριστοῦ Ἰησοῦ. SDA Pastor, Ph.D. New Testament with concentration in the Epistle of Hebrews. Professor of New Testament, Hermeneutic and Biblical Greek. Internship Supervisor – Faculty of Theology  |  Universidad Peruana Unión. Research Fellow – New Testament |  Stellenbosch University:

ORCID ID: https://orcid.org/0000-0002-3690-0348

Publicado el 31 January, 2010

Frase especial

"El profeta es de Dios porque reconoce Su voz aunque ella venga del lugar menos imaginado, él es capaz de confesar públicamente sus errores al Dios que dirige y mueve la historia de su vida, y puede reconocer en una persona común, hasta ese momento no conocida, al portavoz de su Dios."
Benjamin Rojas Yauri

También puede interesarte —>

Iglesia Post-pandemia: desafíos en su misión

Iglesia Post-pandemia: desafíos en su misión

La iglesia cristiana y de forma especial la Iglesia Adventista del Séptimo Día enfrentará mucho más que un solo desafío luego de la COVD-19. Este fenómeno será común para todas las organizaciones, aunque las repercusiones, adaptaciones, mutaciones o transformaciones...

Ocúpate en la buena lectura

Ocúpate en la buena lectura

Leer, es descifrar códigos que intentan transmitir el pensamiento, sentimiento y mensaje que otro que no está presente quiere transmitir. Leer es un acto interpretativo, leer es un quehacer honorable, pero hoy también puede llegar a ser un acto peligroso y...

El privilegio de ser Pastor

El privilegio de ser Pastor

Ser un pastor es el privilegio más grande que un ser humano puede tener, pues ser un pastor significa ser un ministro de Dios. No obstante, aunque todos los hijos de Dios pueden ser considerados como ministros pues nacen en el “reino de los cielos como misioneros” y...