ὁ θησαυρός αἰώνιος | Tesoro Eterno
Revelación: el método proposicional según Avery Dulles ¿Herramienta humana o instrumento divino?

Introducción 

El concepto de revelación ha sido un tema en constante evolución, no en el sentido del desarrollo de su comprensión, sino en el sentido de cambio y podríamos decir hasta de acomodo, para el mejor sostenimiento de diversas posturas religiosas que buscan apoyo sólido a sus creencias, practicas, dogmas y doctrinas en la autoridad de la revelación,[1] ya que “la mayoría de las religiones afirman en algún sentido a la revelación como fundamento de sus doctrinas y prácticas” [2]. Este es el caso del catolicismo que trata de justificar cada una de sus declaraciones, como la observancia del domingo, los ayunos, consagraciones y bendiciones diversas, apoyadas en su concepto de revelación que incluye a la tradición[3] y la convierte en palabra de Dios, es decir debido a sus dogmas se ven en la obligación de hacer de la tradición una fuente de autoridad divina, por su parte, los no católicos deben justificar su actuar y para ello les es necesario formular un propio concepto de revelación, presentada de esta forma, la revelación parece una simple y muy flexible herramienta humana, pero, ¿será la revelación una simple herramienta al servicio del hombre?, es decir, ella deberá servir a nuestros fines o a los fines de Dios.

El modelo proposicional Evangélico Conservador

Este artículo, parte del análisis que hace Dulles del Modelo Proposicional de Revelación, al que llama Revelación como Doctrina[4], Dulles para hacer su análisis compara la posición Evangélica Conservadora (EC) con la Católica Neo-escolástica (CNS). De forma muy sutil y educada presenta en primer lugar al modelo proposicional de revelación como uno más en medio de otros, con deficiencias[5] y virtudes[6], con elementos compartidos entre los EC y los CNS, cosa que no podemos negar, pero sin embargo no nos pueden llevar a relativizar a la revelación y a este importante modelo que ayuda a una comprensión bíblica clara y profunda, más aún, no podemos alegremente aceptar la idea vertida por Dulles, de que en definidas cuentas, el uso de este modelo por CNS y EC tiene muy pocas variantes las mismas que no contribuyen al dialogo entre las iglesias[7], detalle que merece nuestra atención ya que el objetivo de la revelación no es producir una conversación entre las distintas fes religiosas, sino conducir al pecador a la salvación, como lo afirma la Biblia cuando dice: “Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad” (Jn 17:17[8]), idea que se complementa cuando leemos “…habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación[9], y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (Ef 1:13) , textos donde claramente se expresa, que la revelación especial, es decir la Santa Biblia, fue dada para la salvación del hombre pecador, como lo diría Conner[10], para producir fe en el hombre [11], sin la cual nadie podrá ver a Dios.

Por otro lado es importante mencionar que el modelo proposicional formulado por los teólogos EC incluye la inerrancia bíblica pero en un sentido muy distinto al presentado por los CNS, los EC como el mismo Dulles lo acepta,  no sostienen la inerrancia en el texto actual sino en el texto original, que lamentablemente en la actualidad no lo poseemos, como diría Chafer, “El derecho a la inspiración verbal y plenaria es reclamado a favor de los documentos originales y no se extiende a ninguna transcripción o traducción. También es verdad que no existe ningún manuscrito original”[12], y aunque está no es nuestra posición, muestra claramente que es lo que dice un EC cuando habla de inerrancia Bíblica, en primer lugar, como lo señala Dulles, el EC no está hablando del modelo de Inspiración Verbal[13] al hablar de inerrancia bíblica, es decir; no necesariamente sostener el modelo Proposicional para revelación implica sostener el modelo verbal para inspiración, en segundo lugar, el EC no afirma que la actual condición del texto sagrado esté libre de errores del tipo superficial, cosa que el mismo Dulles afirma al citar a Carl Henry, quien afirma que en el texto sagrado pueden haber errores mínimos propios de la transmisión del texto, pero no de tipo esencial[14], es decir, inerrancia debe entenderse en el sentido que ella (la Biblia) no tiene errores que correctamente entendidos conduzcan al mal o a la perdición del ser humano, ella no yerra en su misión de comunicar la revelación que trae salvación para el hombre, este entendimiento de inerrancia es diametralmente opuesto al que sostienen los CNS ya que para ellos la palabra de Dios es más que el Santo Libro de Dios llamado Biblia, tópico que consideraremos más adelante.

Otra resaltante diferencia entre el método proposicional defendido por los EC se encuentra en la premisa de que toda la Revelación se deriva de la Biblia, no de la experiencia, ni del espíritu como una segunda fuente independiente de la Escritura, sino solamente de la Biblia, principio que se desprende de la máxima Luterana “Sola Scriptura”, y que recuerda los orígenes del grupo evangélico y al hacerlo les invita a mantener su actual condición y les recuerda que no se debe volver al grupo del cual salieron, un grupo que no cambió para bien sino para peor, un grupo que ha buscado por siglos su libertad de las leyes y normas de Dios, para esclavizar a sus semejantes bajo normas, dogmas y filosofías humanas, Conner dice al respecto,

“rehusar someterse a la autoridad legítima no es libertad… La Biblia es el instrumento por el cual nosotros conocemos la voluntad de Cristo. Como la revelación de la mente y la voluntad de Cristo, la Biblia tiene autoridad. Pero la autoridad de Cristo no esclaviza sino que liberta. Pablo se gloriaba en su libertad como cristiano; y no obstante, él se llamaba el esclavo de Cristo… Cuando Cristo, como el mediador de la gracia de Dios nos liberta del pecado, nos convierte en siervos suyos… Esta es una esclavitud, es cierto, pero es una esclavitud voluntaria de amor. La gracia captura nuestro corazón y nos hace libres de la servidumbre del pecado”[15].

Si tenemos que ser siervos de algo o de alguien, seámoslo de Cristo y de su Palabra, pero nunca permitamos que las filosofías y estrategias humanas convenzan nuestra mente y nos hagan su prisionera y esclava, recordemos que “el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace” (Stg1.25)

El modelo proposicional Católico Neo-escolástico

Sería un grande error suponer que ciertos detalles culturales, sociales, de forma o de actividad al ser compartidos entre dos grupos insinúan unidad y dependencia una de la otra, esto mismo ocurre cuando hablamos del modelo proposicional y su uso dado por los EC y los CNS. Al observar los detalles no compartidos por estos grupos religiosos, uno es motivado en cierto grado a manifestar la necesidad de hablar de dos modelos distintos que reclamen una identidad independiente, debido a ello, en este artículo no se tratan los aspectos compartidos del modelo proposicional para revelación por los EC y los CNS como al parecer es el propósito de Dulles, sino que se enfatiza las grandes diferencias que no se pueden ignorar y que Dulles las reconoce de forma atenuante, diferencias que aunque pocas, son esenciales para determinar que es imposible que ambos grupos en algún momento hayan estado unidos o que en algún momento futuro lo puedan estar, aunque Dulles fuerce la idea para intentar decir que ambas tienen fundada su idea de revelación en el Concilio Vaticano I,[16] dando cumplimiento así a uno de los propósitos manifestados por Pio IX en su convocatoria a dicho concilio, “hacer volver a los infelices extraviados al recto camino de la verdad, de la justicia y de la salvación; reanimar en todas partes… nuestra augusta religión y su salvadora doctrina”[17], propósito que es claramente mostrado en los escritos de Dulles.

El primer destello de diferencia entre los EC y lo CNS se deja notar en la afirmación de que el creyente de forma individual no puede recibir la revelación, este es el punto de partida del cual se origina toda la gran controversia, pues el CNS y porque no decir la teología católica en general (TCG), tiene como principio, que entregar la Biblia al común del pueblo es correr un riesgo que lo ejemplifican con el caso de Lutero[18], contradiciendo la más importante enseñanza de la palabra de Dios; la necesidad de aprender de forma personal de la revelación de Dios y de enseñar la misma en el círculo familiar, asunto ejemplificado muy claramente en el caso de Timoteo, que la Biblia registra con las siguientes palabras,

… persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salud por la fe que es en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia,  Para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruido para toda buena obra (2Ti 3:14-17)[19].

Debemos aceptar que la TCG reconoce que “la sagrada escritura no se limita únicamente a exponer las verdades de la fe, sino que también manifiesta muchas veces la ignorancia humana”[20], sin embargo; es lamentable que aún sabiendo que la Biblia puede librar de la ignorancia al ser humano en general, se controle la llegada de ella a las manos del pueblo. Incumbimos que la TCG tiene declaraciones interesantes que bien podrían aparentemente contradecir y refutar lo que acabamos de decir, como aquella que dice: “La revelación no es posesión peculiar de un sector de la iglesia, sino tesoro que toda la iglesia recibe y transmite”[21], al parecer se está diciendo que todo el pueblo incluyendo “laicos y jerarquía”[22]  tienen el derecho a recibir la revelación, poseerla y transmitirla, sin embargo existe la necesidad de entender primero algunos conceptos de la TCG para entender lo que realmente se quiere decir en esta cita, por ejemplo, el concepto de revelación, de inspiración y de iluminación, como también el concepto de iglesia, del cleros, del laicos, entre otras,  la explicación detallada de todos estos conceptos no se abordarán en este artículo ya que no es el propósito del mismo, sin embargo a fin de explicar la cita mencionada completaremos la idea que menciona Alberto Molina, él continúa diciendo, lo que se dice del Pueblo de Dios en conjunto no se puede decir de alguno de sus miembros en forma aislada[23], dicho de otra forma, la revelación no puede ser propiedad de cualquier individuo en particular sino de la iglesia en general, detalle que puede ser correcto ya que la misma palabra de Dios dice: “Pero ante todo entended que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada” (2P 1:20), sin embargo aquí se usa este concepto para introducirnos a lo que la TCG denomina único órgano de infabilidad de la iglesia, “el colegio de obispos”[24], para que luego de una serie de explicaciones y complicaciones filosóficas y lógicas se concluya diciendo que cuando el Papa habla ex cathedra, habla como cabeza del colegio de obispos[25], es decir como cabeza del magisterio de la iglesia y no de forma personal, este no es un asunto tan ligero, pues su influencia es determinante en la comprensión que la TCG tiene sobre la salvación, de la cual se dice,

el fiel está también obligado en general bajo pecado grave a prestar el asentimiento interno (assensus religiosus) a todas las decisiones del magisterio ordinario, cuyo representante es el que ocupa la Sede Apostólica… Negar el asentimiento propio interno a tal decisión magisterial no definitiva equivale a despreciar el magisterio supremo de la iglesia, y en última instancia a su mismo Fundador, que transmitió esta autoridad al sucesor de Pedro… Tal actitud no puede darse sin pecado grave…, aunque exista una diferencia esencial entre un pecado grave de estricta y verdadera herejía o de la negación del asentimiento religioso, ya que la herejía destruye el habitus fidei hasta en sus raíces, mientras el no querer dar el asentimiento religioso lo pone en peligro, aunque sin suprimirlo…[26]

Esto conduce a la TCG a formar un concepto de revelación activo y objetivo, activa entendiendo a la revelación proposicional en cierto sentido como lo entienden los EC, pero objetiva en un sentido que sirva de soporte a los distintos dogmas no bíblicos creados con el pasar del tiempo por el magisterio de la iglesia. Entonces basados en una incorrecta y antojadiza exégesis del texto donde nuestro Señor dice “El que a vosotros oye, a mí me oye” (Lc 10:16), se afirma que los dogmas impartidos por la iglesia son dados por Cristo mismo a través de la escuela de obispos[27], aceptando de esta manera que las enseñanzas desprendidas de este órgano son infalibles[28] pues son revelación de Dios, por lo tanto, para la TCG la Biblia es revelación de Dios y también el magisterio de la iglesia, consecuentemente en ellas no puede haber errores ya que “ningún error puede caer bajo la inspiración: hasta el punto que no sólo excluye por sí misma el error, sino que lo excluye con la misma necesidad con que Dios, Verdad suma, no puede ser autor del error”[29], en tal sentido corroboramos que para la TCG, la voz del magisterio de la iglesia, la voz de la cabeza de ese magisterio, el Papa y la Santa Biblia son Palabra de Dios, todas ellas inerrantes, no obstante el genio elaborador de conceptos continua, pues hay mucho que aclarar por delante, y dice: “la tradición es una realidad mucho más amplia que la escritura y la incluye”[30], de esta forma se evita que alguien cuestione la practica anti-bíblica que pueda sugerir el magisterio de la iglesia o la cabeza de ella, sin embargo a pesar de ello se puede encontrar difícil justificar o explicar ciertos puntos controversiales que afectarían a esta supuesta tradición inerrante que conduce a la iglesia Católica Romana durante mas de mil años, para ello Salguero dice, aunque se cree en la inerrancia hay que tomar en cuenta que no todas las afirmaciones tienen el mismo grado de verdad[31].

Estos tan enmarañados esquemas lógicos y filosóficos con los que se sostienen los dogmas y las doctrinas por parte de la TCG le dan una apariencia de solidez, la convierten en algo interesante, pero también hacen de ella un instrumento de confusión y por lo tanto de perdición, parafraseando a Berkhof[32] decimos, los errores y la confusión de la Biblia nacen de una incorrecta interpretación de los textos sagrados[33], y estos errores y confusiones bíblicas, son los que conducen a la confusión, al desliz y a la perdición de las personas, almas que no recibieron la Palabra de verdad y vida y que fueron impedidas de recibir las palabras de “la ley de la libertad” (Santiago 2:12) que como consecuencia pierden la salvación, pues como dice Pablo “Todos los que sin la Ley han pecado, sin la Ley también perecerán; y todos los que bajo la Ley han pecado, por la Ley serán juzgados, pues no son los oidores de la Ley los justos ante Dios, sino que los que obedecen la Ley serán justificados “ (Rom 2:12-13), en el día final, cuando Dios ponga las cosas a cuenta, nadie tendrá escusas, los confundidos y confundidores, los que crean al error junto a los que la inventan, oirán de los labios del Señor “Hipócritas… Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí, pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres (Mat 15:7-9) ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!” (Mat 7:23).

Otro importante concepto que debe ser entendido (antes de decir junto a Dulles que al fin de cuentas la revelación es proposicional tanto para CNS como para EC) es la comprensión que la TCG tiene sobre la organización y estructura de la iglesia, aunque no se podrá entrar en detalles respecto a este tópico, este articulo abordará el tema en su esencia y no en los detalles, primero diremos que para la TCG no es lo mismo hablar del laicos y del clero, pues para ellos “la distinción entre ministros consagrados (clero) y los fieles bautizados (seglares)”[34] se inicia desde el mismo hecho que en unos hay imposición de manos y en otros no, privilegiando a unos como los maestros y comunicadores de la verdad divina y colocando a los laicos o seglares en condición de aprendices y oyentes, sin embargo a partir de Vaticano II se lo ha colocado al laico y al clero en mutua colaboración, ‘se los ha igualado’, pero solo hablando del campo misional, es decir “todos deben dar testimonio vivo y firme de Cristo , a fin de hacerse signo de la salvación, que nos llegó con Cristo”[35], concluyendo así que “la participación de los fieles [se subscribe únicamente] en el apostolado jerárquico, pero no en la jerarquía… [es decir] el apostolado de los seglares es una participación en la misión salvífica de la propia iglesia”[36].

Por otro lado al hablar del papado se habla de Pedro y se dice que Pedro no está en el mismo nivel que los demás apóstoles, para ello se desarrolla un sistema que coloca a Pedro en superioridad a los doce[37] y se afirma que “Pedro a ocupado el primer puesto en la joven iglesia”[38], por lo tanto; el “ministerio pretino que pasa al ministerio papal”[39] es un ministerio superior al de todos los demás existentes en la iglesia.

Si tendríamos que diagramar este modelo jerárquico que emplea la iglesia católica tendríamos que usar como base el mismo diagrama que se usa para ejemplificar el concepto temporal y atemporal de la filosofía platónica, como se muestra en la figura 1.

Conclusiones finales

Por lo estudiado podemos afirmar que el método proposicional para revelación que los CNS usan como una herramienta que les permite estudiar lo que ellos consideran palabra de Dios,  no es empleado de igual forma por los EC, por consiguiente no podemos decir junto a Dulles, que existe unidad en el sentido de que ambas conducen a la obediencia de la Palabra de Dios, esto es claramente notorio cuan el mismo Dulles reconoce que el CNS tiene un gran problema, pues debe explicar no solo la inerrancia de la Biblia sino la del magisterio de la iglesia y la de la cabeza de ella.

Solo mediante una comprensión clara y correcta de lo que es la revelación podemos llegar a conocer la soberana voluntad de Dios expresada únicamente en su Palabra, la Santa Biblia, lamentamos tener que concluir diciendo que la TCG no se deja guiar por la revelación (la Palabra de Dios) sino que forma su propia revelación y elabora un particular concepto de ella, de forma que apoye y de razón a sus creencias y prácticas anti bíblicas, bajo un engañoso manto de estricta observancia a la ‘palabra de Dios’, por ello nos unimos con Lewis Sperry Chafer para concluir diciendo,

“los católicos toman ese camino para poder mantener la creencia de que la iglesia romana, tanto primitiva como contemporánea, posee un dogma extra-bíblico de autoridad que es igual al de la Biblia –y superior a la Biblia, juzgando por sus conclusiones cada vez que se ve en la necesidad de dictaminar entre la Biblia y la Iglesia Católica. Esta es una usurpación palpable ya que las pruebas que establece una Biblia autoritativa e inspirada son más que suficientes mientras las mismas pruebas a favor  de una iglesia autoritativa e inspirada son inexistentes e inadmisibles”[40]

Figura 1. Modelo jerárquico de la Iglesia católica Romana[41]

_____________________

[1]Avery Dulles, al explicar el surgimiento del modelo proposicional de la revelación trata de remontarla a tiempos muy tempranos, sin embargo no niega que ella tuvo su real surgimiento como reacción, es decir, fue la síntesis a la que llegaron los teólogos, ante la antítesis presentada por el humanismo, el criticismos textual y otras corrientes filosóficas, teológicas y científicas de la época, las que a su vez surgieron frente a la tesis que se manejaba hasta ese entonces sobre autoridad y verdad por parte de la iglesia cristiana en general. En Avery Dulles, S.J., Models of Revelation (Garden City, New York: Image Book, 1985), 36.

[2]Microsoft ® Encarta ® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos

[3]Karl Rahner y Joseph Ratzinger, Revelación y Tradición, trad. Daniel Ruiz Bueno (Barcelona: Editorial Heder, 1971), 27,28.

[4]Avery Dulles, S.J., Models of Revelation (Garden City, New York: Image Book, 1985) 36-52.

[5]Dulles señala algunas deficiencias del método proposicional, como la inclusión de la inerrancia bíblica siendo que la Biblia no reclama infabilidad; la exigencia de aceptar cada proposición bíblica como condición para ejercer fe; la contribución de la razón en la formación del método; su falta de lealtad real a la escritura y a la pre-reformación de la tradición; su concepto de Biblia como un simple conjunto de proposiciones que tomadas en conjunto o de forma independiente reclaman ser Palabra de Dios; el caer aparente en el otro extremo del pasado, donde todo era alegoría y espiritualidad a un tiempo de proposiciones inerrantes; falta de explicación al porque de la variedad de formas y estilos literarios, cuestión reclamada por el criticismo bíblico; su falta de coherencia con los avances científicos actuales; su dependencia a la teoría objetiva del conocimiento, altamente cuestionada en nuestro tiempo; su concepto de comunicación restringido a presuposiciones; y su falta de colaboración para el dialogo entre las iglesias, punto que para Dulles es el más sobresaliente. Bajo, Avery Dulles, S.J., Models of Revelation, 48-52.

[6]Dulles destaca algunos beneficios y logros del método proposicional, toma a la Biblia como Palabra de Dios; goza de una coherencia interna; ayudó a la parcial solución del debate teológico de los siglos XVI y XVII; fue la base para la formación de un método teológico simple; sistematizó los datos de la revelación; convirtió a la teología especulativa en la ciencia de las conclusiones, libre de ambigüedades y con sólidas premisas, ayudo a la práctica a la unidad y al crecimiento de la iglesia; promovió un sentido de solidaridad; colocó los márgenes dentro de los cuales se debe ubicar un cristiano y una iglesia ortodoxa; acoge un muy fuerte sentido de misión, siendo grandemente útil para llevar adelante el cumplimiento de la misión. Bajo Avery Dulles, S.J., Models of Revelation, 46-48.

[7]Dulles, 52.

[8]A menos que se indique algo diferente, en este trabajo las citas bíblicas han sido tomadas de la Versión Reina Valera 1995 (Corea: Sociedades Bíblicas Unidas, 2002). En adelante RVA.

[9]La cursiva es mía.

[10] Walter Tomas Conner, (1877-1952) nació en Arkansas, EE.UU, estudió en el Seminario Teológico de Baylor, donde obtuvo el grado de bachiller, luego estudio en el Seminario Teológico de Rochester, donde se le otorga en 1910 el título de Bachiller en Divinidades, en 1916 recibe el título de Doctor en Teología del Seminario Teológico Bautista del Sur y en 1931, obtiene el título de Doctor en Filosofía, ha contribuido grandemente a la teología bautista y por consiguiente a la teología en general, algunos de sus escritos están traducidos al español. Bajo W.T. Conner, Doctrina Cristiana, trad. Adolfo Robleto (El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, s/f), 7,8.

[11]Walter Tomas Conner, La Revelación y Dios, trad. Adolfo Robleto (El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, s/f), 130.

[12]Lewis Sperry Chafer, Teología Sistemática, trad. Evis Carballosa, Rodolfo Mendieta P. y M. Francisco Liévano R. (Dousman, WI: Publicaciones Españolas, 1986), 1:90.

[13]Dulles Presenta 5 Posiciones diferentes (cada una de ellas defendida por un renombrado teólogo) dentro de los EC sobre inerrancia bíblica, y concluye diciendo que ninguna de ellas entiende inerrancia como refiriéndose a un dictado verbal del Señor. Bajo, Dulles, 40. la cursiva es mía.

[14]Dulles, 40.

[15]W.T. Conner, Doctrina Cristiana, 55,56.

[16]Dulles, 41.

[17]Ángel Fábrega y Grau, Historia de los concilios ecuménicos, (Barcelona: Editorial Balmes, 1960), 300.

[18]Karl Rahner, y Joseph Ratzinger, 32,33.

[19]Michael S. Bushell, Michael D. Tan y Glenn L. Weaver, Bible Works, CD-ROM, version 7.0012g (Norfolk, VA: Bible Works, 2006), Version Reina Valera de 1909.

[20]José Salguero, O.P. La Biblia: Dialogo de Dios con el Hombre (Madrid: Ediciones STVDIVM, 1968), 221.

[21]Mario Alberto Molina, Hemos Visto su Gloria: Ensayo de Teología de la Revelación, (Santa fe Bogotá: Editorial San Pablo, 1998), 178.

[22]Ibid., 179.

[23]Ibid., 179.

[24]Ibid., 182.

[25]Ibid.

[26]F. Gallati, Wenn die Päpste sprechen (viena: 1960), 168-171, citado en Karl Rahner, La infabilidad de la Iglesia: Respuesta a Hans Kung, trad. Gumersindo Bravo (Madrid: La Editorial Católica, 1978), 253.

[27]Este órgano autoritativo de la Iglesia Católica Romana que ha sido conocido con diversos nombres, como Sagrado Colegio, Escuela de Obispos, a partir del siglo XIX vino a llamarse oficialmente el magisterio de la iglesia. Bajo, Microsoft ® Encarta ® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

[28]Microsoft ® Encarta ® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

[29]EB, 124 citado en Luis Alonso Schökel, La Palabra Inspirada: La Biblia a la luz de la ciencia del Lenguaje, (Barcelona: Editorial Herder, 1969), 299.

[30]M.A. Molina, Hemos visto su gloria, 174.

[31]J. Salguero, La Biblia: Dialogo de Dios con el Hombre, 200.

[32]Luis Berkhof (1873-1957) pastoreo en Oakdale Park Christian Reformed Church y luego fue llamado a enseñar teología del A. y N. Testamento, primero, y después teología sistemática, en el Calvin Seminary, trabajo que realizó por 38 años, publico 22 libros, mas información, Bajo “Biografías de Cristianos” http://lasteologias.wordpress. com/2008/12/14/biografias-de-cristianos/

[33]L. Berkhof B.D., Principios de Interpretación Biblica, trad. Samuel Vila (Grand Rapids, Michigan: Editorial Tell, s/s), 7.

[34]Johann Auer y Joseph Ratzinger, Curso de Teología Dogmatica: La Iglesia sacramento universal de salvación, trad. Caludio Gancho (Barcelona: Editorial Herder, 1986), 173.

[35]Ibid., 174.

[36]Ibid., 186. Los corchetes son nuestros.

[37]Ibid., 234.

[38]Ibid., 236.

[39]Ibid., 237.

[40] L.S. Chafer, Teologia Sistemática, 1:52.

[41]Idea extraída del curso de Revelación e Inspiración dictada por el Dr. Víctor Figueroa en la Universidad Peruana Unión durante el mes de enero del 2009, para alumnos de la clase de maestría en teología.

Publicado por Benjamin Rojas Yauri

δοῦλος Χριστοῦ Ἰησοῦ. SDA Pastor, Ph.D. New Testament with concentration in the Epistle of Hebrews. Professor of New Testament, Hermeneutic and Biblical Greek. Internship Supervisor – Faculty of Theology  |  Universidad Peruana Unión. Research Fellow – New Testament |  Stellenbosch University:

ORCID ID: https://orcid.org/0000-0002-3690-0348

Publicado el 27 February, 2009

Frase especial

"Solo mediante una comprensión clara y correcta de lo que es la revelación podemos llegar a conocer la soberana voluntad de Dios expresada únicamente en su Palabra, la Santa Biblia, hacer otra cosa es elaborar un revelación particular que apoye y de razón a creencias y prácticas anti bíblicas"
Benjamin Rojas Yauri

También puede interesarte —>

Iglesia Post-pandemia: desafíos en su misión

Iglesia Post-pandemia: desafíos en su misión

La iglesia cristiana y de forma especial la Iglesia Adventista del Séptimo Día enfrentará mucho más que un solo desafío luego de la COVD-19. Este fenómeno será común para todas las organizaciones, aunque las repercusiones, adaptaciones, mutaciones o transformaciones...

Ocúpate en la buena lectura

Ocúpate en la buena lectura

Leer, es descifrar códigos que intentan transmitir el pensamiento, sentimiento y mensaje que otro que no está presente quiere transmitir. Leer es un acto interpretativo, leer es un quehacer honorable, pero hoy también puede llegar a ser un acto peligroso y...

El privilegio de ser Pastor

El privilegio de ser Pastor

Ser un pastor es el privilegio más grande que un ser humano puede tener, pues ser un pastor significa ser un ministro de Dios. No obstante, aunque todos los hijos de Dios pueden ser considerados como ministros pues nacen en el “reino de los cielos como misioneros” y...