ὁ θησαυρός αἰώνιος | Tesoro Eterno

I, He, We, and They: A Literary Approach to Isaiah 53

Clines, David J.A. I, He, We, and They: A Literary Approach to Isaiah 53 (JSOT Supplement Series, 1; ShefÞeld: Department of Biblical Studies, 1973; reprint edn, Sheffield: JSOT Press, 1983), 65 pp.
Escrito por: Benjamin Rojas Yauri

David Clines es professor emérito en el departamento de post-grado en The University Of Sheffield (Reino Unido), estudió lenguas clásicas en Sydney y lenguas semíticas en Cambridge y en la actualidad se concentra en estudios que tienen que ver con el enfoque literario comtemporaneo del Antiguo Testamento[1], para conocer  un poco mas sobre este importante personaje puede leer el document The Sheffield Department of Biblical Studies: An Intellectual Biography, donde se presenta mas dellates sobre él,[2] sin embargo no podemos dejar de mencionar algunas de sus mas importantes contribuciones al circulo erudito de los studios bíblicos;  The Ditionary of Classical Hebrew: Aleph, vol. 1 (ShefÞeld: ShefÞeld Academic Press, 1993), 475 pp.; The Dictionary of Classical Hebrew: Beth­Waw, vol. 2 (ShefÞeld: ShefÞeld Academic Press, 1995), 660 pp.; The Dictionary of Classical Hebrew: Zayin-Teth, vol. 3 (ShefÞeld: ShefÞeld Academic Press, 1996), 424 pp.; The Dictionary of Classical Hebrew: Yodh-Lamedh, vol. 4 (ShefÞeld: ShefÞeld Academic Press, 1998), 642 pp.; The Dictionary of Classical Hebrew: Mem-Nun, vol. 5 (Sheffield: Sheffield Academic Press, 2001), 937 pp.; The Theme of the Petateuch (Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 10; ShefÞeld: JSOT Press, 1978), 152 pp; Art and Meaning: Rhetoric in Biblical Literature (ed. David J.A. Clines, David M. Gunn and Alan J. Hauser; Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 19; ShefÞeld: JSOT Press, 1982), 274 pp; Ezra, Nehemiah, Esther (New Century Bible; London: Marshall, Morgan & Scott, and Grand Rapids: Eerdmans, 1984), 384 pp; The Esther Scroll: The Story of the Story (Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 30; ShefÞeld: JSOT Press, 1984), 260 pp; Job 1-20 (Word Biblical Commentary, 17; Waco, TX: Word Books, 1990), cviii + 501 pp; What Does Eve Do to Help? and Other Readerly Questions to the Old Testament (Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 94; ShefÞeld: JSOT Press, 1990), 178 pp; Interested Parties: The Ideology of Writers and Readers of the Hebrew Bible (Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 205; Gender, Culture, Theory, 1; Sheffield: Sheffield Academic Press, 1995), 296 pp; The Theme of the Pentateuch (Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 10; ShefÞeld: Sheffield Academic Press, 2nd edn, 1997), 176 pp; The Sheffield Manual for Authors and Editors in Biblical Studies (Manuals, 12; Sheffield: Sheffield Academic Press, 1997), 200 pp.; The Bible and the Modern World (The Biblical Seminar, 59; Sheffield: Sheffield Academic Press, 1997), 116 pp.; On the Way to the Postmodern: Old Testament Essays 1968-1998 (2 vols.; Journal for the Study of the Old Testament Supplement Series, 292-293; ShefÞeld: JSOT Press, 1998), xx, xiv, 897 pp[3].

En primer lugar es necesario mencionar que el conocimiento, la preparación y la experiencia con la que goza Clines, permite que el sustentar de sus ideas sean por demás llenas de gran erudición, de ello se deriva el hecho, de que la lectura de sus escritos estén reservados solo para un público especializado. Hablando ya de forma específica sobre el libro analizado, Clines acepta la unidad del 4° cántico, hace su propia traducción ya que según él existen grandes dificultades en la comprensión del hebreo de este cántico, con su traducción al parecer trata de enfatizar y demostrar que no necesariamente este canto debe ser aplicado a nuestro Señor Jesús, al parecer intenta demostrar a través de argumentos sólidos por su alto domino del hebreo que este poema puede ser entendido desde otro punto de vista que no sea el personal.

Clines dice que el cap. 53 es víctima de la erudición histórico critica, quienes han colocado la identidad del siervo en el mismo profeta, en el primer lote de exiliados, en el Israel escatológico, en denominaciones colectivas e individuales, sin ponerse de acuerdo entre ellos pero manteniendo la idea de que éste es alguien que tiene relación especial y directa con Jehovah. Es puede notar que Clines también hace lo mismo que critica de los eruditos históricos críticos, solo que desde un punto de vista diferente y más complejo, al igual que las otras posiciones, es poco fiel al texto y trata de apartarse de la interpretación cristiana tradicional del texto, que a mi criterio es más fiel al texto, a su contexto y a la teología del libro y de la Biblia en su totalidad.

La violencia y la enfermedad son la razón del sufrimiento del siervo según Clines, pero además dice él, este sufrimiento no necesariamente lo conduce a la muerte, ya que según él, el termino muerte en realidad es un modismo para decir “penosamente” o hasta el punto de sentir la muerte, sin embargo él reconoce que este es uno de los misterio de Isaías 53.

El desarrolla su tema básicamente haciendo referencia a cuatro imágenes que se presentan en el cántico, a las que identifica con los pronombres personales: “yo”, “él”, “nosotros” y “ellos”. Pronombres que explica y desarrolla desde diferentes puntos de vista, sin importar si este punto de vista identifica al pronombre de forma personal o corporativa. Respecto al pronombre personal “nosotros” (los que ven el sufrimiento del siervo) menciona posiciones que lo identifican con: el pueblo de Dios, el mismo profeta, Israel, los discípulos del deutero-isaías, entre otras. Los “ellos” dice él pueden ser los judíos de la diáspora, los gentiles, los criptoisraelitas entre otros. Él deja claro que ninguna de estas múltiples interpretaciones es su posición, pues su posición refleja el pensamiento posmoderno respecto a la verdad, así afirma que una cosa no elimina la posibilidad de que sea otra cosa. Es decir para Clines, aunque ninguna de las propuestas puede ser en un sentido absoluto, todas pueden estar correctas. Finalmente, según él, una interpretación tradicional, pone en tela de juicio y ofende el buen gusto, la decencia y la justicia de Dios.

Para entender bien las cosas, dice él se debe iluminar el texto con su contexto, y que para ello se debe hacer uso de la crítica retórica. Según Clines al hacer ello nos percatamos que en primer lugar, no es fácil determinar e identificar a cada uno de los personajes por separado, ya que cada uno de ellos puede ser el mismo en diferentes funciones, idea que puede parecer interesante y hasta buena, pero que al ponerla en práctica acaba por completo con la obra vindicatoria del mesías. En segundo, Clines afirma, se nota que el poema es rico en un lenguaje visual, manera en la que debe ser visto el siervo sufriente, y que por lo tanto este sufrimiento debe ser visto desde un punto de vista físico pero también intelectual. Este tipo de análisis, le permite afirmar que al parecer no hay mucha cosas que el siervo haya hecho, pues según su análisis en el poema no existe comunicación de palabras o acciones, sino solo de imágenes. Desde el principio hasta el fin, dice Clines, el silencio prima y el discurso es evitado, y cuando se espera que hable el siervo, se dice que él cerro su boca. Por lo tanto, según Clines el método histórico critico no soluciona los problemas de Isaías 53, pero la lectura retórica si tiene mucha posibilidad de hacerlo.

Pero en qué consiste esta nueva lectura, simplemente en hacer del texto el sujeto y librarlo de ser el objeto, es decir el lenguaje ahora tendrá la capacidad de formar su mundo y de destruir el mundo del otro. Es decir existe el mundo del texto, el mundo de algún otro lector del texto y el mundo del lector actual del texto. Para Clines, el mundo creado por el texto, invita al lector a participar de él, es decir del mundo del texto, y cuando esto se hace realidad, entonces se llega a una comprensión correcta del texto. Es en este sentido que el texto deja de ser un objeto de estudio y pasa a ser un sujeto que invita a gozar de una experiencia de aprendizaje.

De esta forma dice él, El lenguaje (el texto) a la vez revela y oculta al siervo, y por ello fue siempre difícil para los estudiosos más avanzados entender la identidad del siervo, sin embargo dice él, no deberíamos preguntarnos quién es el siervo sino que es lo que el texto descubre entre el siervo, Dios y entre aquellos a quienes corresponde su tarea. Es decir según Clines el texto no es un simple portador de información, sino que tiene vida propia, aceptar esto le da la posibilidad al lector de entender en verdad que comunica el texto y qué significa en la actualidad, dice él.

Por lo tanto para Clines el significado original del autor no es el único significado que el texto nos puede dar, pues el texto ahora es independiente, una figura, el texto crea su mundo y muchas cosas pueden surgir de él. De acuerdo a Clines, como avanza el mundo la poesía tendrá una nueva interpretación y no por ello tendrá que ser equivocada, sin embargo dice Clines,  es posible que alguna vez haya existido el factor clave para entender al enigmático poema, pero está clave se perdió y ahora se puede entender desde diferentes puntos de vista.

Por ello dice Clines, la única forma para entender el texto es entrar en el mundo del poema, o dicho de otra forma, ponerse en el papel de uno de los personajes del poema. Según clines todos tiene la posibilidad de ser cada uno de los 4 personajes (yo, él, nosotros, ellos), es decir, podemos llegar a ser aun el mismo siervo, y así dejamos de ser los que interrogan y pasamos a ser los interrogados, los criticados y los puestos en tela de juicio, de esta forma el lenguaje destruye un mundo y crea otro.

Ante todos estos argumentos que surgen a nuestro parecer basados en la filosofía desconstruccionista de Gadamer y Derrida, concluiremos con un silencio como crítica. Este silencio debe generar tiempo para pensar entre el beneficio o el perjuicio que esta nueva lectura puede traer a la vida del aquel sincero lector de la palabra de Dios, que creen en Jesús como su Mesías salvador y que cree que éste fue anunciado por Isaías. según Clines, el silencio del siervo es su discurso, y si él Maestro lo hizo, ahora seguiremos su ejemplo.

________________

[1]En Biblical Studies Staff en la web de The University Of Sheffield, “Emeritus Professor David Clines”, Bajo, http://www.shef.ac.uk/bibs/staff/dc.html

[2]Bajo, http://www.shef.ac.uk/bibs/DJACcurrres/Intellectual.pdf

[3]Para ver sobre sus publicaciones se puede visitar las siguientes paginas en internet; La primera nos trae una relación de todos sus artículos http://www.shef.ac.uk/bibs/DJACcurrres/Articles.html; http://www.shef.ac.uk/bibs/DJAC currres/Books.html, en esta ultima encontramos una lista detallada de sus libros y de los que están en proceso de producción.

Similares

Dirección de juntas y comisiones de iglesia

Dirección de juntas y comisiones de iglesia

Resumen: El presente artículo aborda una parte importante del quehacer administrativo en la Iglesia, las reuniones llamadas juntas o comisiones, donde los directivos toman las decisiones que permiten a la Iglesia cumplir con sus objetivos y su razón de ser. Luego de...

¿El mundo necesita de Jesús? La verdadera misión del cristiano

¿El mundo necesita de Jesús? La verdadera misión del cristiano

Resumen: Este estudio aborda un tema polémico, actual y complejo, directamente relacionado con el quehacer misionero del cristianismo. El surgimiento de la teología de la liberación y la teología social influyó de forma significativa en la comprensión que el...